La escena del cello en Argentina

LA ARGENTINA

por Ignacio Berghelli

Hola cellistas del mundo.
Desde Buenos Aires, Argentina, intentaré describir lo mejor que puedo la escena del violoncelo en mi país. Puesto que soy el primero que escribe sobre esto, me pareció que será difícil ponerlo todo en un artículo corto. Espero que pueda hacerlo bastante bien.

Mi nombre es Ignacio Berghelli. Me gusta la música clásica principalmente, pero también el tango. La razón principal por la que me gusta el tango es, me parece, porque nací en Buenos Aires y nosotros podemos relacionarnos fácilmente con la sensación que transmite nuestra música, así como las situaciones y los lugares que las letras que la mayoría de las canciones del tango describen.

Así pues, comenzaré con el tango para la primera parte del artículo.

Uno de los primeros compositores (si no el primero. No soy un experto del tango, apenas un entusiasta.) en incluir el Violoncelo en formaciones y orquestas del tango fue OSVALDO PUGLIESE. Era, por supuesto, una tarea difícil, puesto que las innovaciones en tango son muy mal vistas a menudo por los puristas del tango, y las orquestas típicas no incluían violoncelos entonces. En nuestros tiempos esta situación cambió, y hoy en día afortunadamente docenas de orquestas del tango cuentan con un violoncelo, a veces al lado del contrabajo y a veces sumados como un instrumento más. Hay muchos conciertos que ocurren en Buenos Aires durante los fines de semana, aunque puede ser que sea difícil conjeturar qué bandas incluyen un cellista si se es nuevo en la escena.

Como Uds. sabrán seguramente, el gran Astor Piazzola formó su octeto, que era una de las orquestas más innovadoras del tango de la historia. Muchas formaciones en Buenos Aires han incluido gracias a él un violoncelo. Desafortunadamente las malas noticias eran que las entradas para estas presentaciones son muy costosas y eso no implica que a los músicos se les pague bien por su trabajo. De hecho, los músicos logran una paga muy, muy baja por su ejecución. Los dueños de un restaurante cargan alrededor de USS100 — una entrada que apunta a beneficiarse de los turistas extranjeros no iniciados que desean conocer un poco del gusto del tango.

No hay nada de malo en gastar dinero en algo que usted ama. Es una pena que que los músicos consiguen una paga tan exigua; sus habilidades pasadas por alto o no apreciadas del todo por quienes los emplean. A menudo, terminan logrando una paga similar a la de los empleados que simplemente lavan los platos del restaurante. Además, el precio alto deja a las audiencias locales fuera del circuito. Esto es claramente frustrante, especialmente para las generaciones más jóvenes. Los viejos músicos tienen una técnica excelente pero carecen de espíritu de independencia (es decir llevando a cabo y produciendo sus propios conciertos, promoviendo sus presentaciones, etc.) La mayoría de nosotros percibe la escena local del violoncelo como muy injusta y sumida en un peligroso juego de autodestrucción. Muchas mejoras se podrían realizar, beneficiando claramente a los músicos y las audiencias, sin embargo, parece que no hay mucha gente interesada en realizar este cambio.

Cuando echamos una ojeada la escena local de la música clásica, el cuadro no se presenta más atractivo. Hay solamente algunos lugares en donde la música de cámara se puede ejecutar independientemente, en teatros o salas pequeñas. Con excepción de ése, solamente existen los sitios oficiales, lugares más grandes, que no renuevan su repertorio ni su personal a menudo. Debido a la mala situación financiera de la Argentina y los indices de desempleo alarmantes, combinados con una legislación escasa por lo que a las orquestas nacionales se refiere, algunos músicos tratan de llegar a ser empleados por la filarmónica local o las orquestas sinfónicas, puesto que de esta manera consiguen un trabajo constante, buena paga, y un puesto de por vida. Consecuentemente, ellos se endurecen por la comodidad y la carencia del desafío después de algunos años, y la myoría toca sus instrumentos de una manera aburrida y rutinaria — como un trabajo de oficina, sin desear mejorar. El derrumbamiento financiero en 2001 y sus consecuencias (cuyos efectos se están sintiendo hoy todo el tiempo) se ha demostrado que produjo desastres en la escena local de la música, y muchos cellistas prometedores que habrían podido hacer grandes carreras, viajado por el mundo, etc… han terminado tanto en la indolencia y la apatía, como en dedicarse a hacer otras cosas. A menudo, los que obtuvieron un “puesto de por vida” en tales orquestas se relajan fácilmente. He oído a algunos de ellos considerarse de “fama continental” aunque nunca tocaron fuera de la filarmónica local o de las sinfónicas.

Todo el esto, por supuesto, deja poco sitio para los cellistas que no son una parte de la filarmónica o las sinfónicas. Desafortunadamente, los cellistas (solistas, o en tríos o cuartetos) tienen que hacer frente a un dilema similar a los cellistas del tango, sólo que empeorado por las circunstancias (El tango es más probable que atraiga el dinero de los turistas que la música clásica). Tienen que tocar gratis, incluso después de una carrera de 20 años, de un título, de un plan de estudios extenso, de un etc, o no tocar para nada. Algunos de ellos llegan al extremo de tocar a la gorra. Cuando hay festivales, u oportunidades para los cellistas, los profesores son obviamente preferidos a los estudiantes. Puesto que los profesores aceptan generalmente tocar por monedas, la perspectiva para nosotros que estamos empezando una carrera es un futuro oscuro. Al parecer, encontrar dignidad y parar todo este absurdo estará en manos de las generaciones más jóvenes. Varios de nosotros han dejado ya de pensar como los músicos anteriores . Es triste escuchar historias de amigos a los que no han aceptado para tocar en festivales barrocos con el argumento de ser “demasiado jóvenes”. Citaré al admirado Beethoven que dijo: “nadie debería regatear con un artista…”

Los amantes de música clásica aún pueden escuchar a recitales que incluyen cellistas en museos y, por supuesto, en el Teatro Colón, (donde se puede escuchar a la orquesta estable o a la filarmónica de Buenos Aires) o pequeñas salas y teatros pequeños como “LA SCALA DE SAN TELMO”.

En mi opinión, los museos son más íntimos, y los artistas pueden demostrar sus talentos mejor sin la presión de tocar en el “EL COLÓN”. Además, en lugares más pequeños, se encuentra la ocasión de hablar con los artistas. Este año afortunadamente habrá dos conciertos con solistas de Violoncelo.

En mayo, Alicia Weilerstein tocará el concerto No. 1 para Violoncelo del Shostakovitch y en septiembre, el solista Carlos Nozzi (gran persona también!) ejecutará el CONCIERTO de ELGAR.

A finales de Mayo habrá un festival de música de cámara que durará 3 meses en el auditorio de la biblioteca NACIONAL. El repertorio no se ha confirmado todavía.

La sensación general en la escena local del violoncelo es se ha hecho mucho daño, y muy poco puede hacerse para revertirlo. Conjeturo que la encrucijada que cada cellista debe hacer frente en cualquier parte del mundo es si se será “cellista de casamientos” o si se seguirá trabajando hacia algo elevado y de un valor más artístico. Encontrar nuevo repertorio cada año, formando un cuarteto o un trío, animándose a tocar obras como solista, etc.

Sé que es difícil, pero pienso que las nuevas generaciones deben luchar por sus derechos. Nadie nos nos dará nada gratis, así pues, si no existe el lugar para nosotros, habrá que crearlo.

Es tan triste cuando se ve un músico clásico joven, sin beca, decepcionado en su carrera porque él o ella no puede tocar en ninguna parte. Pero soy optimista. Pienso que el espíritu humano y el artista verdadero dentro de nosotros se alzarán en contra de todas las probabilidades. En las horas difíciles tener solamente buena técnica de arco o una afinación excelente no alcanzan. La fuerza, la iniciativa y el amor a la música son las fuerzas impulsoras que tienen la energía para cambiar un destino que de otra manera sería triste. Digo siempre a mis amigos “no se rindan. Beethoven le ayudará seguramente desde el cielo “, no obstante, aunque esto suene excesivamente romántico, todavía creo que hay algo superior que un artículo periodístico o un contrato. La música es una ideal para vivir.

Bien, espero que usted haya encontrado este artículo informativo. Ésta es mi primera colaboración a ICS. Gracias al redactor y al webmaster de ICS por dejarme participar.

Ignacio Berghelli

Artículo aparecido en la Internet Cello Society, año 2006.

Argencello

ARGENCELLO es un sitio SIN fines de lucro, por lo cual, la publicación de instrumentos en venta, gacetillas, avisos de lulthiers, casas de música y profesores, curriculums, eventos, artículos, pedidos de instrumentistas, etc. NO TIENE COSTO ALGUNO. Argencello es una web destinada a reunir a los amantes del violoncello; sean éstos estudiantes, profesionales, amateurs…

Deja un comentario